jueves, 28 de agosto de 2014

Sin perdón



Sobre el colchón, el cuerpo desnudo y sin vida de Iván mostraba dos pequeñas punzadas a la altura de la ingle; herida que, aunque poco probable, los agentes no descartaban como posible causa de la muerte.          
     Cuando el inspector hizo llamar a Anabel para saber dónde había pasado la noche, ésta no dudó en contestar que había dormido, enroscada, allí mismo, a los pies de la cama. Costumbre que, según ella, había adquirido con el tiempo y que repetía por sistema cada vez que la noche traía bronca. 
   

Microrrelato con el que participo en el concurso de esta semana de Radio Castellón de la Cadena Ser (500 caracteres máximo y la inclusión obligatoria de la frase: "Con el tiempo").