miércoles, 2 de abril de 2014

Ascendiendo


Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero. Sin darse un respiro, descuartizó el cuerpo y fue metiendo las sangrientas piezas de carne en herméticas cajas de plástico porque Mario, además de buena persona, era muy ordenado.
     Se duchó con calma, como siempre y se vistió de traje, por ser domingo. Compró el periódico en el quiosco habitual y desayunó ese café con leche que tanto le gustaba. 
     Salió de la cafetería casi sin tocar el suelo y entró en la iglesia, levitando ya. Se santiguó devoto y fue a tomar asiento. Hoy ocuparía el tercer banco de la derecha, ya le quedaba menos para llegar al primero.



Microrrelato con el que he participado en el concurso de esta semana de la VII Edición de Relatos en Cadena del programa "La Ventana" de la Cadena SER (100 palabras máximo y la obligación de iniciar el relato con la frase: "Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero").