jueves, 3 de abril de 2014

Mi yayo


Como cada día desde que la cruel enfermedad disolviera su conciencia, José alarga su huesudo índice para señalar un punto en aquel papel arrugado: «Una vez aquí, giramos a la derecha y en una hora nos plantamos en la playa».
     Lleno de pena, Guille vuelve a cogerle el folio garabateado para dejarlo en la mesita, junto a los medicamentos, y con sus bracitos extendidos, se abalanza sobre su yayo para hacerle cosquillas. Esta mañana escuchó en la radio que la risa es la mejor de las medicinas.



Microrrelato con el que participo en el concurso de esta semana de Radio Castellón de la Cadena Ser (500 caracteres máximo y la inclusión obligatoria de la frase: "Una vez aquí").