jueves, 22 de mayo de 2014

Incinerado



Solo ceniza. Apenas un puñado de residuos tras la combustión. En eso se había convertido Marcial, el marido de mamá.
     «No ha sufrido nada», escuché decir a mi hermano mientras retorcía sin parar el pañuelo entre sus dedos. «Ni se enteró», añadí yo en voz baja, pretendiendo ser convincente. «La muerte lo sorprendió durmiendo», remató mi madre que habló con la respiración entrecortada. Los allí presentes asentían sin más, sin decir palabra, sin gesticular siquiera. 
     Un día antes, la autopsia había confirmado que falleció de muerte natural, porque mi tío, además de ser un buen forense, siempre nos ha querido mucho.  



Microrrelato con el que participo en el concurso de esta semana de la VII Edición de Relatos en Cadena del programa "La Ventana" de la Cadena SER (100 palabras máximo y la obligación de iniciar el relato con la frase: "Solo ceniza").