jueves, 12 de junio de 2014

Eterno



Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar. Su respiración, cada vez más agitada, acaba reventando en llanto al escuchar el pitido que hace enmudecer al estadio. Durante sesenta segundos, los recuerdos se le vienen a fogonazos, y con cada nueva imagen, el dolor aumenta. Sus quejidos, ahogados contra la manga del chándal, se mezclan con el olor a mentol y alcanfor que impregna las paredes del vestuario tan vacío. Pasado el minuto, la gente aplaude y él se sorbe los mocos.   
     A sus veintidós años, Carrizo, el Charrúa, deja dos padres destrozados allá, en San Carlos. Y aquí, un corazón roto. El del, hoy suplente, lateral zurdo.




Microrrelato con el que participo en el concurso de esta semana de la VII Edición de Relatos en Cadena del programa "La Ventana" de la Cadena SER (100 palabras máximo y la obligación de iniciar el relato con la frase: "Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar").